El imparable incremento del parque de automóviles eléctricos y su enorme acogida por unos usuarios cada vez más concienciadas por el respeto al medio ambiente, han traído a nuestra sociedad nuevas necesidades, hace pocos años desconocidas.

Difícilmente nuestros padres pudieran ni siquiera imaginar, que dependeríamos de un “enchufe” o cargador de coche eléctrico, para acometer nuestros desplazamientos del día a día, con coches electrificados y con cierto nivel de conducción autónoma.

Sin lugar a dudas la movilidad eléctrica ha llegado para quedarse, ahora tenemos que aprender a integrarnos con ella.

Uno de los grandes desconocidos son los sistemas de recarga para coches eléctricos y en especial los cables específicos para la recarga de coches eléctricos.

Aquí te vamos a mostrar como en ningún otro sitio, todo lo que necesitas saber sobre los cables de recarga, sus sistemas de seguridad, su morfología, su uso, mantenimiento, normativa…..para disponer siempre de una recarga segura tanto de tu vehículo como de si mismo.

Estos elementos hasta la fecha, eran un elemento discreto, poco conocido y de difícil acceso al público en general. Nadie había utilizado este tipo de cables hasta que se enfrenta por primera vez a la recarga de un coche eléctrico, ya sea en propiedad, en alquiler, renting….o simplemente de un familiar o amigo.

No es para nada un elemento complejo, raro, extraño, ni peligroso, si bien, hay que saber que existen muchos cables de recarga para vehículos eléctricos, de diferentes tipos, características, marcas, precios y calidades.

Pero su simpleza y facilidad de uso, ¡no debe llevarnos a equívocos!. Un cable para recargar un coche eléctrico no es lo mismo que un cable para la recarga de un móvil, una tablet, un PC o cualquier otro dispositivo electrónico. Como veremos en estas líneas, los cables de recarga son el nexo de unión entre el punto de recarga (wallbox o electrolinera) y el propio coche eléctrico.

Por estos dispositivos circulan intensidades de corriente eléctrica considerables que van desde decenas a centenas de amperios, más que suficientes para dañar seriamente a una persona. Además la velocidad de recarga también tiene que ver con el tipo de cable elegido y su sección de conductor activo (fases) por donde circula la corriente.

Por si fuera poco, estos cables también actúan como interfaz de comunicación entre coche y cargador, proporcionando información unidireccional o bidireccional entre ambos. Ya vemos que no es un simple cable como el de una alargadera de casa, así que vamos a aprender más sobre él.

Cargadores de coche eléctrico: ¿Con o sin cable?

En la mayoría de las ocasiones, cuando se trata de carga lenta o semirápida (hasta 22 kW de potencia) los cargadores no disponen de cable para recargar nuestro vehículo. Especialmente cuando los cargadores están en la vía pública, los cables no están anexos al cargador, por lo que es fundamental que llevemos uno de estos cables en nuestro maletero.

La razón de que la inmensa mayoría de los cargadores no disponga de cable es simple. Los cable en están sujetos a hurtos, daños y vandalismo, por lo que requieren de mucho mantenimiento, reparaciones constantes e incluso sustituciones periódicas. Si cada usuario lleva su cable el propietario del punto de recarga no está sujeto a gastos imprevistos sobre el mismo.

COMPRAR CABLE DE RECARGA COCHE ELÉCTRICO AQUÍ:

Cables de recarga coche eléctrico

Otra cosa muy diferente sucede cuando hablamos de carga rápida o superrápida (43 kW o superior). En esta situación, el cargador SI que debe de disponer de los cables en el propio sistema de recarga. Para estas potencias de recarga, los cables pasan a ser elementos complejos, delicados y pesados, por lo que ningún usuario podría llevar este tipo de cable en su vehículo.

Tipos de cables para coches eléctricos (BEV)

Ya hemos llegado a la conclusión de que el cable de recarga para coches eléctricos es un elemento esencial para acometer nuestros desplazamientos sin temor a quedarnos sin batería. Pero antes de llenar nuestro maletero de todo tipo de cables, adaptadores y objetos varios, hay que conocer las características fundamentales de este producto. Los cables de recarga para coches eléctricos son muy variados y de múltiples calidades, características y precios.

Así para elegir el mejor cable de carga debemos conocer:

Cables para híbridos enchufables (PHEV).

No nos podemos olvidar de los vehículos híbridos enchufables o PHEV (plug-in hybrid electric vehicle). En el actual proceso de transición hace una movilidad 100% eléctrica, los vehículos hídricos enchufables van a jugar un papel crucial. Este tipo de vehículo va a estar presente en nuestras carreteras y por lo tanto va a requerir de la posibilidad de recarga al igual que los vehículos puramente eléctricos. De hecho, las baterías de estos automóviles son cada vez mayores, por lo que requieren de mayor potencia de recarga y en consecuencia de mejores cables para su recarga.

La idea inicial de utilizar cualquier toma Schuko (enchufe estándar de casa) para recargar nuestro coche hibrido con un cargador portable, cada vez es menos viable, debido a la poca potencia de estos dispositivos (2,2 – 3,6 kW) y a los tiempos tan prolongados que se requieren para llevar a cabo recargas completas. Así, estos vehículos hay que tratarlos exactamente igual que cualquier otro coche eléctrico, desde el punto de vista de la demanda de potencia, la interoperabilidad con el punto de recarga y a la seguridad en el proceso.

Identificación de cables para recargar y conectores de vehículo eléctrico.

La estructura de un cable de recarga es sencilla.

Estos cables especialmente diseñados para recarga de coches, también debe de disponer de 2 cables de pequeña sección (normalmente 0,5 mm2) que se encargan de verificar la presencia de vehículo (Proximity) y de ofrecer comunicación entre cargador y coche (Control Pilot).

Este conductor debiera ser ignífugo, resistente y agradable al tacto, ya que vamos a interactuar con él cada vez que procedamos a la recarga. A lo largo de la longitud del conductor debemos encontrar las marcas que indican el tipo de producto de que se trata. Además del nº de conductores, de su sección y de la marca del fabricante, aparecerá un conjunto de números y letras que identifican las propiedades físico-químicas de sus componentes y cubierta (por ejemplo H07BZ5-F)

Este tipo de conector resiste muy bien las caídas y aplastamientos, tan habituales en los procesos de recarga.

Los tornillos en los conectores para cables de recarga, tienen el problema de estar cerca de las partes activas interiores (cables internos) y suelen utilizarse en productos de media – baja calidad con plásticos rígidos susceptibles a romperse en caso de caída.

La temperatura de funcionamiento y el número de inserciones garantizadas por los fabricantes, también son aspectos importantes, si bien, todos los fabricantes suelen ofrecer valores muy similares.

En cualquier caso, y por la tranquilidad de los usuarios, debemos indicar que todos los conectores puestos legalmente en el mercado, han sido probados, revisados y ensayados bajo estrictas normas internacionales que garantizan su correcto funcionamiento, independientemente del país de origen.

Comunicación coche eléctrico – cargador.

Otro aspecto poco conocido entre los usuarios de coches eléctricos, es el hecho de que el cable posibilita disponer de comunicación entre el cargador y el propio vehículo eléctrico. Si no paramos a pensar por un momento, en la enorme diversidad de cargadores que existen en el mercado y sus diferentes potencias de recarga, concebiremos que entre el coche eléctrico y el cargador debe “entenderse”.

A dia de hoy, podemos conectar nuestro flamante coche eléctrico en un enchufe Schuko (el que tenemos en casa) o en un Wallbox (cargador que normalmente se instala en nuestro garaje, en un hotel o en un restaurante….) o incluso en un cargador de alta potencia (electrolinera) de 100 kW o más, sin tener que modificar ningún parámetro de nuestro vehículo. ¿Cómo sucede esto?

Pues básicamente nuestro coche es capaz de leer una señal que manda el cargador por el denominado “Control Pilot” y este es capaz de leer esta señal y adaptar su potencia de recarga a la máxima de ajuste del cargador.

Así conseguimos recargar nuestro coche eléctrico en cualquier cargador de manera fácil y segura. Una vez más se demuestra la importancia de este tipo de elementos de interconexión entre coche y cargador “LOS CABLES PARA RECARGA DE COCHES ELECTRICOS”.

Normativa, calidad y seguridad de los cables de recarga para vehículos eléctricos

De manera resumida y sin entrar en demasiados tecnicismos, procedemos a indicar las dos normas que debe cumplir un cable para recarga de coche eléctrico.

Por un lado tenemos la norma del conductor propiamente dicho. Este componente debe cumplir con la EN 50620:2017 ó UNE EN 50620:2017 para España, redactada por el comité técnico CTN 211 Cables de Energía, cuya secretaría desempeña FACEL (Asociación Española de Fabricantes de Cables y Conductores Eléctricos y de Fibra Óptica). Esta norma específica el diseño, dimensiones y requisitos de ensayos de cable libres de halógenos con aislamiento flexible 450 /750 v. para suministro de electricidad entre el punto de recarga y el Vehículo Eléctrico. Esta norma es de reciente creación y de aplicación voluntaria en España, ya que el RD 842/2002 no la recoge como norma obligatoria. Aun así los cables de buena calidad del mercado internacional, cumplen con los requisitos recogidos en la misma.

Por otro lado tenemos la norma IEC 62196:2015 relativa a bases, clavijas, conectores de vehículo y entradas de vehículo. Aquí se regulan las características, dimensiones, pruebas…etc que se deben de realizar a estos accesorios tan necesarios para la recarga.

Comprar cables de recarga de VE

Para la compra del mejor cable de recarga de coche eléctrico, la receta es bastante sencilla:

  1. Buscar una tienda especializada y de confianza. El mercado está lleno de tiendas de venta de cables on-line y de tiendas físicas que desconocen el producto que vende. Como veis en estas líneas, no todos los cables son iguales, al igual que no todas las tiendas son igual. Recomendamos visitar tiendas exclusivas de venta de productos de movilidad. Ahí os podrán ayudar y asesorar sobre que cable de recarga comprar para no quedarte nunca tirado en tu coche eléctrico. (visita evhome.es).
  1. Buscar el mejor precio. Obviamente el precio importa, pero no debemos escatimar en este tipo de productos, por el bien de tu coche y por el de las personas que vais a realizar las recargas de coche eléctricos.
  2. Adquirir solo productos certificados. Nunca debemos recurrir a cable de origen desconocido y sobre todo no hacer “inventos” innecesarios para recarga nuestro coche.

Evitar los cables «caseros” montados sin garantías y con componentes independientes, sin el respaldo de un fabricante. Buscar sólo productos con certificados CE.

Uso, manejo y mantenimiento de cables de carga. ¡Precauciones!

La rotura de conectores es muy habitual en este tipo de productos. Las caídas de los cables eléctricos al suelo antes o después del proceso de recarga es muy habitual. Los cables de TPU (Thermoplastic Polyurethane) son ideales para soportar mejor los impactos. Los conoceréis porque normalmente se venden sin tornillos en sus laterales. Gracias al proceso de fabricación de termosellado se consiguen productos estancos, seguros y compactos. Además su estética y tacto suelen ser más agradables.

Tanto en formato estándar como en formato Scope (en espiral) los cables deben protegerse durante el transporte con bolsas de protección especialmente diseñadas para este fin. Evitaremos cortes, rozaduras y manchas de productos que pudieran ser agresivos para el cable.

Un cable de recarga para coche eléctrico no es susceptible de crear ningún tipo de peligro siempre que:

Por último, respecto al mantenimiento de un cable de recarga, sólo debemos limpiar periódicamente el conductor así como los conectores y revisarlo periódicamente de manera visual. Realizar esos sencillos pasos con el cable siempre desconectado del cargador y del vehículo.

Adaptadores para cable de recarga de coche eléctrico

La casuística para poder cargar en cualquier sitio es tal, que en algún momento podemos necesitar de algún adaptador específico para coche eléctrico. Como ya hemos comentado, el conector tipo 2 ha ganado la batalla en Europa a la hora de marcar el estándar para recarga de vehículos eléctricos en corriente alterna. Pero cuando viajemos fuera de nuestras fronteras, o cuando accedemos a instalaciones que no son propias para la recarga de coches eléctricos, puede que necesitemos adaptadores para pasar de un modelo de conector a otro.

Aunque cada vez va a ser menos habitual, pueden existir aun, en lugares recónditos con socket tipo 1 (SAE J1772), sobre todo en cargadores de hace años. Estos cargadores pudieran estar anunciados en las distintas plataformas que los posicionan en las carreteras, y llegado el caso, puede que tengamos que utilizarlos como “punto de recarga en caso de aprieto”. Recordemos que el conector tipo 1 es monofásico y de potencia bastante menor que el tipo 2, pero cuando nuestra batería está en las últimas, bienvenido sea cualquier cargador sea del tipo que sea. Si además la energía que aporta es gratis, mejor que mejor.

Por todos estos motivos no viene mal tener a mano el adaptador necesario para llevar a cabo la recarga, sea cual sea el conector del punto de recarga. Lo más habitual que nos podemos encontrar es:

La oferta de estos productos es muy amplia en tiendas especializadas y en las distintas tiendas de internet. Recordemos que todos estos productos deben ser homologados y certificados por los fabricantes y/o empresas certificadoras. Esto nos dará una garantía frente a cualquier problema en el uso del producto o en caso de incidente en la recarga.

Al fin y al cabo nuestro coche eléctrico es un bien muy preciado y no merece la pena jugársela con inventos o chapuzas en los sistemas de recarga.